Nora y Exteisy Pantoja, con la foto de su tío.

Nora y Exteisy Pantoja, con la foto de su tío.

«Mi nombre es Nora Magali Pantoja. Mi tío fue desaparecido el 17 de agosto de 1999 en la región del Putumayo, pero mi familia no ha querido hablarnos del caso.
En esa época había paramilitares. Fue mi madre quien empezó a investigar, porque mi padre no quiso saber nada del asunto. Llegué hace 4 años a Bogotá, desde entonces hago parte de la fundación.
Estos cuatro años me han cambiado la vida porque de todas maneras yo era una persona que trabajaba anteriormente como empleada del servicio y en mi casa me dedicaba a lavar la ropa de los cuatro hombres, a barrer y a trapear; luego me gradué y seguí con la misma rutina para la gente, entonces yo estuve todo el tiempo en el mismo trabajo desde mi niñez.
Cuando empecé en la Fundación ya fue una experiencia muy importante, muy bonita, que me empezaron a enseñar que tenía que dejar las ollas por un computador, que para mí fue muy difícil porque yo no sabía cómo utilizarlo. Después me dijeron que si quería pertenecer a la Escuela de Liderazgo y eso más me llamó la atención, porque es empoderarnos como víctimas, entonces ya empezamos a las clases de derechos de petición, empezamos todo lo que tiene que ver con lo jurídico, porque no se trata de que solo un abogado lleve el caso, se trata también de que nosotros como victimas nos empoderemos y sepamos por lo menos quién lleva nuestro caso, que han hecho hasta el momento, con la línea del tiempo para saber cuáles son las autoridades hasta el momento, porque a veces nosotros como victimas nos esperanzamos a que la Fundación nos ayude o a que el abogado haga todo por nosotros.

Yo quisiera mandar un mensaje. Que luchemos por nuestros seres queridos y por todas esas víctimas, porque las víctimas no están solo aquí en Colombia sino en todo el mundo, entonces a esos papitos, a esas hermanas, a esas madres, que luchemos porque algún día nuestras voces se escucharán y se hará justicia, que lo hagamos con toda la fuerza, como hemos empezado, que los busquemos, que no desfallezcan hasta encontrarlos.

Leer más